“Soy negro, haitiano de nacimiento, francés y judío por adopción… Me siento todo eso, pero la gente solo me ve como un negro. Eso hace que no encuentre mi lugar”.

A los 34 años David sueña y a la vez teme regresar a Haití, país donde fue adoptado al año de nacer.

“I’m black, born Haitian, French and Jewish by adoption… I feel all those things, but people only see me as a black person, so it’s hard for me to find my place”.

At 34 years old, David dreams and, at the same time, fears, going back to Haiti, where he was adopted a year after he was born.